✏️ ¿Te gustaría ver publicada tu propia historia? Anímate a contárnosla! Puede servir de ayuda para muchas otras personas en tu situación! Más info aquí

Alteraciones del sueño provocadas por el síndrome

Uno de los síntomas de orden psicológico asociados a la fibromialgia es la perturbación del sueño. La dificultad para dormir bien o la alteración del proceso cuando se está en un sueño profundo no solo tiene connotaciones negativas obvias como la falta de descanso o la ansiedad que produce no dormir bien, sino que además tiene un impacto mucho mayor en el organismo.

La alteración del sueño profundo ocasiona, a su vez, una gran repercusión en funciones imprescindibles del cuerpo durante las horas de descanso. Una de ellas es la producción de sustancias químicas que el organismo utiliza para recuperar el tejido muscular tras un día de esfuerzo. Además, estas mismas sustancias influyen en cómo percibe el dolor un individuo: esto se podría relacionar con el dolor difuso propio de un paciente con fibromialgia.

Lo más característico de la fibromialgia es que estas alteraciones no se producen en cualquier momento, sino en la etapa más profunda del sueño. Interrumpir bruscamente las etapas profundas del sueño (lo que se denomina fase REM) es crítico, pues se trata de un momento en el que el cerebro está “poniéndose al día”: reorganizando todos los sistemas relacionados con la memoria, la energía y la confianza en uno mismo. Por hacer un símil con la informática, es como si frecuentemente desconectásemos nuestros ordenadores cuando está activa la ventana “Actualizando. No apagar ahora”.

Es un tema más serio de lo que pueda parecer. Que una persona tenga problemas para regenerar su energía o su memoria por la noche implica que al día siguiente le será mucho más difícil adaptarse a los procesos emocionales propios de la cotidianidad. Si a eso se le suman dolor musculares, óseos, jaquecas o incluso problemas de vejiga, no es descabellado que la fibromialgia muchas veces derive en procesos depresivos o en cuadros de ansiedad agudos.

El principal problema es que se desconocen los motivos que ocasionan este problema, y por tanto es difícil describir un tratamiento universalmente aceptado por los especialistas. Finalmente, lo que se suele ofrecer al paciente -al margen del tratamiento farmacológico- es una serie de pautas para conciliar mejor el sueño.

Entre ellas se describen cosas que pueden parecer obvias, pero que nunca está de más repasar: adoptar una postura cómoda, evitar despertarse bruscamente, tratar de que el entorno no sea ruidoso…

En definitiva, el trastorno del sueño es uno de los síntomas más problemáticos relacionados con la fibromialgia. Es síntoma y a la vez consecuencia, ya que se duerme mal por la FM pero el síndrome se agudiza por conciliar mal el sueño.  Un círculo vicioso que pone en evidencia lo problemático que puede ser este trastorno.

💌 Si padeces Fibromialgia te recomendamos que leas este libro digital con información para paliar sus efectos.

COMPRAR

🌻 En cambio, si se trata de Artrosis, varios usuarios han obtenido muy buenos resultados con éste otro.

COMPRAR

Deja un Comentario!

Deja tu comentario

¿Te interesa la Fibromialgia?

Suscríbete para no perderte nada

Te enviaremos un email cuando se publique un nuevo artículo o historia en nuestra web.