✏️ ¿Te gustaría ver publicada tu propia historia? Anímate a contárnosla! Puede servir de ayuda para muchas otras personas en tu situación! Más info aquí

Ariana: La fibromialgia como parte de mi vida

Ariana fibroHola soy una mujer de 44 años de los cuales la mitad de ellos convivo con la fibromialgia. Fui diagnosticada hace 22 años cuando aun no se conocía mucho del tema. Al principio fue difícil aceptarlo y más aun seguir con los tratamientos médicos ya que la medicación me causaba muchos efectos secundarios así como demasiada somnolencia y amargor en la boca.

Pasaron los años y tomaba mis tratamientos sólo en la etapa más aguda y después lo dejaba. Me costaba saber y me cuestionaba cómo era posible tener esta enfermedad tan joven cuando apenas acababa mi carrera. No lo mencioné pero soy odontóloga, y cómo venía contando no fue fácil aceptar esto. Era una guerra interna entre mi cuerpo y mi mente. Al poco tiempo me casé y a los pocos años mis síntomas se agravaron llegando en ocasiones a ni siquiera poder peinarme.

Un día desperté y simplemente sentí que me dolía todo, hasta el alma, al descubrir que no podía cepillarme el cabello o lavarme los dientes. Felizmente Dios me bendijo con un esposo bueno y muy comprensivo que lo que hizo fue ayudarme a aliviar el estrés que causaba mi situación. Acudí una vez más a los médicos, esta vez además de mi diagnóstico de fibromialgia estaba mi problema de hipotiroidismo que conllevó a tener que requerir de un tratamiento largo y especial, ya que por tener mis hormonas alteradas no podía salir embarazada llegando a estar 11 meses sin reglar porque tenía la prolactina elevada.

No se imaginan lo agobiante y desgastante que fue ese proceso pues toda mujer recién casada quiere tener hijos hasta que después de 4 años al fin logré salir embarazada y fueron esos meses de gestación los mas felices, porque muchos de mis dolores desaparecieron. Supongo que fue por un tema mental de llenarme de muchas ilusiones con la llegada de mi bebé.

Bueno, pasó el tiempo y mi amiga que siempre está presente (que es la fibromialgia) volvió a buscarme y mis síntomas fueron aún más grandes, hasta que por fin decidí tomar las cosas con la decisión de sanar por el bien de mi familia. Me puse en manos de mi médico y amigo y empecé el camino correcto con un tratamiento adecuado, ordenado y muy disciplinado. Teniendo en cuenta que ya habían avances en las medicinas fue que acepté este tratamiento con Pregabalina, con dosis que fueron variando combinadas con Tendodox u algún relajante o analgésico. Tengo de tratamiento constante 10 años en los cuales he aprendido a reconocer y aceptar que si no me medico simplemente caigo. Así que trato de cumplir con mis dosis que realmente en algún momento fueron muy altas (de 450mg díarios de Plegabalina) que luego fueron siendo reguladas. Hoy en día tomo 150mg y gracias a Dios y a mi familia llevo una vida relativamente normal. No fue fácil ya que en algún momento como lo mencionan los artículos sobre la hipersensibilidad en mi paso que me dio “algodistrofia” tras un pequeño golpe en el dedo pulgar que pensé que pasaría con cremas y antiinflamatorios y nada. Pasadas tres semanas el dolor se irradió al brazo con sensación de cambios de temperatura de frío a calor con un dolor que con ningún calmante lo podía controlar. Me infiltraron algunas veces además de tener que recurrir a una terapia que es para el dolor que se la aplican a los pacientes con cáncer terminal.

Fue triste verme en esa sala con personas que padecían más que yo y esa experiencia me ayudo emocionalmente a poder intentar cambiar de mentalidad. Ya no me cuestionaba el porqué, sino ahora sabía que mi problema de salud era ¿para qué?

Definitivamente todos tenemos un propósito en la vida y el mío era tratar de ser feliz de disfrutar lo que la vida me regalaba día a día. En la actualidad tengo 2 hijos hermosos que aprendieron y siguen aprendiendo sobre la fibromialgia y son mi mejor medicina para salir adelante. No es fácil pero pienso que mucho depende de uno mismo.

Hoy en día me desarrollo profesionalmente con mucho éxito y no niego que a veces tengo mis crisis, pero igual le echo ganas para que mi amiga la fibromialgia no se pelee conmigo y podamos convivir de la mejor manera. La gente que me conoce se sorprende pues no creen que padezca de este problema ya que procuro llevar una vida buena.

Espero y mi experiencia les sirva a muchas de las personas a poder superar esto y convertirse en amiga de la fibromialgia para aceptarla y convivir de la mejor manera con ella.

💌 Si padeces Fibromialgia te recomendamos que leas este libro digital con información para paliar sus efectos.

COMPRAR

🌻 En cambio, si se trata de Artrosis, varios usuarios han obtenido muy buenos resultados con éste otro.

COMPRAR

Deja un Comentario!

Deja tu comentario