✏️ ¿Te gustaría ver publicada tu propia historia? Anímate a contárnosla! Puede servir de ayuda para muchas otras personas en tu situación! Más info aquí

Comprendí y acepté que tengo Fibromialgia

Pasa el tiempo y creemos que la vida pasa sin hacer ruido, pero no es cierto, la vida pasa y con esta enfermedad poco a poco te va cambiando. Al principio cuando sabes lo que tienes te cuesta asimilar lo que te viene encima, pero no te asustas hasta que aparecen los primeros síntomas.

Al principio todo lo llevas bien con el ánimo de creer que esto no va a poder contigo, incluso bromeas con los tuyos quitándole hierro al asunto. Tal vez por el desconocimiento o porque aun el bicho como yo le llamo no ha empezado a dar un buen mordisco.

Pero que equivocada estaba, poco a poco fui descubriendo muchas cosas, unos dolores extraños que fueron limitando mi vida, una tristeza que no entendía, ya que yo creía que a pesar de ciertos dolores en mi vida no había cambiado nada, eso hizo meterme en un mundo triste y oscuro, cada día que pasaba menos tenia ganas de salir de casa. Ya muchas cosas perdieron su gracia, no tenía ganas de compartir risas y momentos con mi familia.

Mi mejor amiga mi casa, mi cama, la oscuridad, el silencio, no tenía ganas de nada.

Me convertí en una persona diferente, con visitas a psicólogos, siquiatras, medicaciones que me dejaban atontada, con movimientos torpes arrastrando los pies del peso que sentía en ellos. Que duro todo y ahí estaba empezando mi verdadero calvario, noches en vela, depresión tremenda que me hizo estar en cama más de cinco meses de mi vida.

Ahí si me di cuenta de muchas cosas, que todo avanzada sin poder evitarlo. Los dolores, las críticas de personas que no entienden o no saben lo que tienes, que te juzgan por el cambio físico como mental, los dolores te hacen comportarte de una manera diferente, pero de ahí a faltarte el respeto es muy duro lo que pasamos y eso aun no lo entiendo. Te lo hacen metiendo pullas sin decírtelo a la cara y sin medir las consecuencias, sin pensar si tenemos hijos, familiares o demasiado sensibles, que hasta en los ingresos que inevitablemente los tengo que hacer porque no me queda más remedio, te miran al entrar, hacen corrillos hablando entre ellas sin importarles si escuchas sus palabras que tu las recibes como cuchillos entre las carnes.

Si ya se que tengo un alto riesgo de padecer un cáncer de tanta radiación, pero tengo yo la culpa?? Yo no soy los médicos que mandan esas pruebas, yo soy la paciente, quien es una enfermera para decirme que vaya menos a urgencias? Por Dios pero se creen que yo voy porque quiero? Porque me gusta estar metida en un box donde no cabe una silla y escuchas el respirar del paciente de al lado??. No es justo, ya se que esta enfermedad es lo que es, voy cuando no me queda más remedio y todos allí saben que soy muy fuerte.

Pero claro no piensan en muchas cosas, en los dolores tan fuertes que cambian de lado, en la fatiga crónica, en la ansiedad que provoca el pensar las horas que te tiras para no sentir alivio. Pero ya estoy cansada, llegue a pensar por mucho tiempo que está enfermedad me había arrancado la vida a cuajo, pero no quiero verme, ni darle el placer de dejarme hundida en el fango.

Aun tengo mucha vida por delante, con sus brotes, sus cambios de ánimo, pero el día que tengo menos miedo, intento hacer dentro de lo posible las cosas que me gustan, y si no me sale bien no pasa nada lo importante es intentarlo.

Lo que si tengo claro, que por mucho que me azote el dolor intentare por encima de todo, que no se apague mi luz para seguir luchando. Se que pocas personas nos entienden, creen que todo es un juego, pero creo que a nadie en su sano juicio este fingiendo dolores todos los días o dejarse hacer mil y una perrería.

Yo soy la menos indicada para dar consejos a nadie, cuando soy la primera en no cumplirlos, pero es cierto que no podemos dejar que esta enfermedad nos gane la batalla, que miremos atrás y pensemos en las personas que por cosas más duras del destino no pudieron ganarla.

Que en el fondo somos afortunadas, esto es horroroso y se sufre mucho, pero también sabemos que de esto.. no se muere nadie. Que hay que intentar tirar para adelante, por nosotras y por las personas que nos quieren y que nunca nos fallaron, que no todo es negro ni blanco, que también hay un gris y yo me conformo, que no podemos evitar que nadie nos juzgue lo que no conoce, pero para eso estamos nosotras para enseñárselo. Que quiero despertar todos los días y ver el amanecer, porque eso es estar viva, que la calidad de vida no es justa, pero cuantas injusticias hay en esta vida? Que somos más fuertes de lo que creemos, que somos grandes guerreras, que saltaremos grandes obstáculos que tal vez ni lo imaginábamos.

Lo dice una que aunque digan que tengo cara de niña, ya tengo muchos años y una mochila muy grande llena de todos los puntos que hay cargada sobre mis espaldas, ya no me falta de nada. Pero hay que seguir viviendo.

El triunfo en la vida es ponerse de pie una vez más y no rendirse jamás.

COMPRENDÍ Y ACEPTÉ QUE TENGO… FIBROMIALGIA

Como siempre desde el respeto y el cariño y la ayuda de Dios, sigamos demostrando que el dolor es dolor, pero no dejemos que nos destruya y consigamos nuestro objetivo.

Teresa.

💌 Si padeces Fibromialgia te recomendamos que leas este libro digital con información para paliar sus efectos.

COMPRAR

🌻 En cambio, si se trata de Artrosis, varios usuarios han obtenido muy buenos resultados con éste otro.

COMPRAR

Deja un Comentario!

2 comentarios
  1. Margarita
    | Responder
  2. Adriana Mtz
    | Responder

Deja tu comentario

¿Te interesa la Fibromialgia?

Suscríbete para no perderte nada

Te enviaremos un email cuando se publique un nuevo artículo o historia en nuestra web.