✏️ ¿Te gustaría ver publicada tu propia historia? Anímate a contárnosla! Puede servir de ayuda para muchas otras personas en tu situación! Más info aquí

Fibromialgia, la luz al final del túnel

Lo peor de padecer fibromialgia es no conocer la causa de la enfermedad, y no solamente el paciente sino las personas abocadas a encontrar su cura en una pastilla mágica, por lo que todos se encuentran en un callejón sin salida, teniendo el paciente que resignarse a padecer de dolor toda su vida y leyendo de personas derrotadas por esta enfermedad.

Hoy les cuento la historia de triunfo de mi esposa, la cual tras tres largos años de padecer este flagelo se encuentra 100% recuperada y tú puedes recuperarte también si estás dispuesto a trabajar en ello.

El primer paso para la recuperación es el conocimiento, existe un principio en epidemiología, que si hay un factor común en un grupo de pacientes, esa es la causa, y lo que tienen común los pacientes con fibromialgia es que todos previo a la aparición de los síntomas han atravesado situaciones que les han robado su paz interior, o las vienen acumulando de toda la vida hasta que la enfermedad se manifiesta, como situaciones familiares difíciles, separaciones, divorcios, problemas con el trabajo, el jefe, el ambiente laboral, la enfermedad de seres queridos, situaciones económicas difíciles, muertas de seres queridos, diagnósticos de otras enfermedades etc. etc. ¿Cómo provoca esto la enfermedad?

Sucede que todos estos acontecimientos provocan un estado constante de estrés, que es el sistema de supervivencia del cuerpo, y el paciente se encuentra permanentemente bajo la influencia de las hormonas de estrés, adrenalina, niradrenalina, cortisona, y encefálicas. Estas hormonas preparan al cuerpo para huir, paralizarse o luchar, por lo que actúan sobre los músculos para aumentar su fuerza (lo que a largo plazo causa el dolor en la fibromialgia), activa el cerebro en busca de peligro, lo que causa insomnio, dolor de cabeza, mareos, activa los sentidos por lo que los ojos se hacen más sensibles a la luz, los oídos al ruido, la piel al tacto, el olfato está aumentado, el cuerpo se cansa de estar en este estado, por lo cual sobreviene la fatiga. ¿Qué hacer?

Bueno, lo primero es aceptar que lo que te he dicho es la causa de la enfermedad, lo segundo es tranquilizarse con respecto a la fibromialgia, ya que es una reacción de desgaste natural de un cuerpo sometido a un estés constante, y tercero decidir a toda costa recuperar tu paz interior, esto puede suponer renunciar a algo o a alguien, aceptar que la vida a veces es injusta, que hay cosas que no podemos cambiar, otras que no queremos cambiar pero que debemos, otras veces debemos perdonar para ser libres del pasado, pero requiere un cambio de actitud, pensar en nuestro bienestar antes del de los demás y dejar de decir pobrecito yo, porque no me salen bien las cosas.

Toma el control de tu vida, aprende a ser feliz con lo que tienes, mira las cosas de forma diferente, deja de quejarte, empieza el día con frases positivas, hacia ti, hacia tu trabajo, hacia las personas que te adversas.

Te recomiendo el libro de Louise Hay, Tu puedes sanar tu vida. Cuando recuperes tu paz interior, la enfermedad te abandonará sin darte cuenta, como ocurrió con mi esposa. El conocimiento es poder.

Deja de buscar la cura en una pastilla, no existe.

Suerte, trabaja duro en encontrar tu paz interior.

💌 Si padeces Fibromialgia te recomendamos que leas este libro digital con información para paliar sus efectos.

COMPRAR

🌻 En cambio, si se trata de Artrosis, varios usuarios han obtenido muy buenos resultados con éste otro.

COMPRAR

Deja un Comentario!

1 comentario
  1. maribel
    | Responder

Deja tu comentario

¿Te interesa la Fibromialgia?

Suscríbete para no perderte nada

Te enviaremos un email cuando se publique un nuevo artículo o historia en nuestra web.