✏️ ¿Te gustaría ver publicada tu propia historia? Anímate a contárnosla! Puede servir de ayuda para muchas otras personas en tu situación! Más info aquí

Con Fibromialgia la vida cambia de forma inesperada

Yo trabajé más de 22 años como cocinera o chef. Me encanta cocinar aunque trasnoche, madrugue, haga turnos largos, haya mucho trabajo, poca gente para trabajar… Pero siempre con mucho gusto trabajé. Cociné para el presidente, para ministros, para la cúpula militar, reuniones bancarias, almuerzos de trabajo, obras sociales, amigos, etc.  Pero lo más importante: cocinar para mi familia los fines de semana, cuando había un cumpleaños o celebración importante, siempre con todo el amor de saber cocinar porque hacía lo que más me gusta…

Pero un día de marzo salí a disfrutar de mis vacaciones merecidas porque cumplía mi tercer año como empleada pública, feliz porque nos íbamos de paseo con mis hijos y mi esposo. No se si no entendí los mensajes que mi cuerpo me enviaba de que algo está mal yo solo quería ir a esas vacaciones tan anheladas y puuufff! Me cambió la vida! No me pude levantar, me sacaron en ambulancia de mi casa. Duré varios días en el hospital y me hicieron muchos exámenes. Tenía fibromialgia, una enfermedad poco conocida pero que cada día habían mas personas con esa extraña enfermedad. Lloré muchos días, quería morir… Entré en una depresión muy fuerte, hasta un día que mi papá sentado en el borde de mi cama me dijo:

¿Usted se va a dar por vencida tan fácil?

Y lloré delante de él, dije no más llanto, no más tristeza. Yo, la mujer que saqué cuatro hijos adelante. Era el apoyo de mis padres y mi familia, la que se sentía orgullosa de ser el ejemplo de muchos y la envidia de otros por mi fortaleza y ganas de salir adelante. La que reía, charlaba, bailaba, disfrutaba la vida al máximo, agradeciendo a Dios de la vida por lo bueno y las dificultades de la vida pero siempre agradecida.

Me reubicaron. Ya no soy chef, ahora soy del archivo. Empecé a hacer terapia ocupacional, física, empecé nuevamente a salir a caminar después de dos meses de encierro. Volví a querer hacer mi vida. Mi esposo tuvo mucho que ver en el comienzo de mi nueva vida de dolencias. Empecé a ver la vida diferente, a luchar, a ir a psicólogo, al psiquiatra y a tomar muchos medicamentos y pastillas para dormir… Muchos estiramientos, caminar, luchar por no dejarme vencer del dolor.

Sobretodo con la EPS para autorizar lo que necesitaba. Un día me dijeron que fuera a medicina alternativa. Era terapia neuronal, me inyectan hasta 30 veces medicamentos que no me van a causar ningún daño hepático o renal. Haciendo mucho ejercicio, entendiendo que la solución no era quedarme encerrada con mi dolor.

Viendo desde del otro lado que habían personas peores que yo y querían salir adelante, y yo ¿porque no podía? Si tengo unos papas, un esposo, unos hijos y mis tres nietos. Porque soy abuelita, habían suficientes motivos para salir adelante. Después de tantas cosas quiero estar bien, eso es lo que mi mente, mi cuerpo y Dios quieren.

Hoy trato de llevar una vida alegre y tranquila, sin trasnochar, sin estrés, relajada y cuidándome mucho. Amig@ con Fibromialgia, no deje de luchar, hay muchos motivos para vivir, tenga fe.  No con esto quiero decir que estoy curada, simplemente a mi no me va a matar esta enfermedad y que hay que luchar hasta el cansancio. Y esto solo se logra quieriéndose uno mismo, con el apoyo de la familia, sobre todo creyendo en Dios  feliz día amig@ fibromiálgic@.

💌 Si padeces Fibromialgia te recomendamos que leas este fantástico libro digital.

COMPRAR

🌻 En cambio, si se trata de Artrosis, varios usuarios han obtenido muy buenos resultados con éste otro.

COMPRAR

Deja un Comentario!

6 comentarios
  1. gloria posada
    | Responder
  2. lucila
    | Responder
  3. lucila
    | Responder
  4. lucila
    | Responder
  5. aurora
    | Responder

Deja tu comentario