✏️ ¿Te gustaría ver publicada tu propia historia? Anímate a contárnosla! Puede servir de ayuda para muchas otras personas en tu situación! Más info aquí

Historia de Alejandra, de México, con FB

Hola, mi nombre es Alejandra Miranda y soy de Veracruz, México, de un municipio llamado Banderilla. Tengo 21 años y estudio Ingeniería civil. Hace algunos años, cuando recién tenía 13 comencé a tener dolores muy fuertes en ciertas partes del cuerpo, pero más en la espalda y la cadera. Estos dolores venían acompañados de migrañas interminables y problemas del estómago y yo lloraba desesperadamente. Mi mamá decía que exageraba que ya con las pastillas se me pasaría pero no.

Recuerdo que la doctora a la que acudimos le dijo a mi mamá que había un síndrome donde algunas personas sentían más fuerte los dolores que otras que no es que exagerara y así continúe los siguientes años de mi vida con más y más doctores siempre preguntando me por qué no mejoraba, aunque nunca íbamos con especialistas siempre con médicos generales y me decían que eran contracturas y al seguro en el cual siempre me decían que era estrés y con vitaminas se me quitaría.

No fue hasta hace apenas hace 9 meses que por fin y gracias a Dios y que mi hermana comenzó a trabajar que pudimos ir a un especialista el cual me dijo que debía hacerme unos estudios y así lo hicimos y me hizo algunas pruebas físicas y nos dijo que en efecto, tenía fibromialgia. Mi hermana es enfermera y ya se lo presentía y me había comentado pero nada era seguro. Y ahí comenzó mi vida sabiendo que tenía fibromialgia y al parecer desde hace 8 años!!! Yo tengo ya seis años que me dijeron tengo depresión, algo que me ha costado mucho llevar porque mis anteriores doctoras no habían ayudado mucho pero esta nueva psicóloga me ha ayudado bastante! No conforme, un familiar me llevó con más especialistas que acababa de conocer y dijeron lo mismo… Entonces, mi doctor que me la diagnóstico después de tanto tiempo son saber con qué vivía, el Doctor Alejandro Cuervo, me dio medicamentos que hicieron los dolores disminuyeran aunque ahí sigan y antidepresivos entre otros.

Mi vida con fibromialgia no ha sido nada fácil… Primero yo no entendía por qué en lugar de irme como mis compañeras a pasear o de fiesta yo prefería estar durmiendo. Ellas aprovechaban los mínimos minutos de salir antes del colegio para irse a comer, o caminar y yo tomaba el bus directo a mi cama. Mi mamá decía que le gustaba que fuera así, una niña de casa pero la realidad es que no me daban ganas de salir. No entendía como no podía haber un día libre de dolor, libre de sufrimiento, libre de lágrimas. No podía entender la depresión (hasta el momento, pero antes menos) y el por qué de pronto estaba bien y de pronto estaba destrozada. Al entrar a la prepa tuve un novio y yo no tenía ganas de arreglarme yo solo pensaba en como fingir que no duele… Amaba (hasta hoy) mis leggins, mis pans, mis sudaderas, mis pijamas y mi cama! Yo notaba que a él le molestaba un poco el que siempre anduviera así aunque no me lo decía. Y aun así estuvo conmigo 5.5 años, hasta que se cansó y me dejó… Yo me sentía muy mal quería tirarme a llorar pero traté de ser fuertes aunque solo las noches y mis almohadas saben cuánto me dolió.

Después me detectaron fibromialgia con depresión y ansiedad…. Fue algo duro para mí y  mi familia y ahí comenzó mi visita al Hospital de salud mental para tratar mis problemas de depresión y ansiedad. Para mis ” amigas” ya era difícil y aburrido el que no quisiera salir con ellas, pero juro que mi cama me hace feliz, ver mucha gente a veces, me estresa, bueno, si eso era difícil el que yo fuera con psiquiatra, psicóloga y neurólogo fue algo horrible y decidieron alejarse de mi… Eso me dio mas para abajo porque me sentía realmente sola. He tenido que cambiar muchos hábitos, la mayoría alimenticios. Me canso muy rápido, eso también hizo que corriéramos al doctor porque caminaba 30 metros y estaba muerta. Ahora, mi hermana me inscribió al gimnasio para poco a poco hacer un poco de ejercicio… Llevo un día y no aguanto el dolor de espalda pero voy a creer en mí y en que puedo.

En la escuela, me fue difícil terminar el semestre porque no sabía que le pasaba a mi memoria, no podía retener las cosas pero los doctores me explicaron y dijeron que anotara todo para cualquier cosa pero a pesar de eso ya pasé a octavo. Mi familia es la que más me apoya desde mis hermanas y papás hasta mis primos, tíos etc. Para lo malo de la enfermedad son los dolores la depresión, el insomnio, problemas digestivos, memoria, etc. y lo peor, que la gente no te crea, que te digan si ni se te ve, si te ves muy sana, estas exagerando, mientes y que tu sepas que nada es mentira, que no se ve, pero si se siente. Pero lo bueno es que te demuestra que la familia siempre estará ahí para apoyarte y que su amor y apoyo es como las estrellas, puede que algunos días no las veas pero sabes que detrás de esas nubes están y también quienes son realmente tus amigos. No son solo esos que estuvieron contigo al sonreír, si no aquellos que cuando llorabas estuvieron ahí para secar tus lágrimas y sacarte una sonrisa.

Es difícil, si, hay días que simplemente no puedo y quisiera poner un hasta aquí a todo pero después veo el camino avanzado y sé que debo seguir, aunque sea cojeando pero seguir, no detenerme….

Y aquí seguiremos en pie, luchando y sobre todo avanzando porque la fibromialgia no es mentira. Pierdes amigos, si pero te das cuenta que no lo eran y que en el camino puedes encontrar te compañeros de lucha.

Gracias por leerme y espero que dios los bendiga siempre a todos. Saludos!

💌 Si padeces Fibromialgia te recomendamos que leas este libro digital con información para paliar sus efectos.

COMPRAR

🌻 En cambio, si se trata de Artrosis, varios usuarios han obtenido muy buenos resultados con éste otro.

COMPRAR

Deja un Comentario!

1 comentario
  1. Jannet Maldonado Hernández
    | Responder

Deja tu comentario

¿Te interesa la Fibromialgia?

Suscríbete para no perderte nada

Te enviaremos un email cuando se publique un nuevo artículo o historia en nuestra web.