✏️ ¿Te gustaría ver publicada tu propia historia? Anímate a contárnosla! Puede servir de ayuda para muchas otras personas en tu situación! Más info aquí

Luchando contra la Fibromialgia

Hola, mi nombre es Geraldine y tengo 36 años. Los dolores comenzaron cuando tenía 28 años. Primero fueron dolores en la espalda en la zona lumbar y posteriormente en toda la espalda. Al ir al médico me dijo que toda mi espalda estaba contracturada y el problema era por un defecto de nacimiento en la forma de la columna. Tras muchas pastillas para el dolor incluso bebiendo ampollas de Nolotil, los dolores se agravaron y se extendieron al cuello, brazos y las piernas, las cuales no me respondían para caminar.

Llegué a arrastrar los pies pues los sentía muy pesados. A parte del dolor en todo el cuerpo, estar echada en la cama era un tormento pues para darme la vuelta el dolor era terrible, fuera de que se adormecían las piernas.

Lamentablemente no encontré el apoyo en mi pareja, que se aburría de que siempre estuviera con dolor y eso agravaba más la situación. Mi vida era dolor y cansancio extremo, hasta las cosas más simples me cansaban y los médicos me hacían pruebas pero no creían en el dolor, pues aparentemente estaba sana a excepción de artrosis en el cuello y en la zona alta de la espalda además de un tumor óseo en la zona sacra. De ahí se explicaban mis dolores pero yo sentía que había algo más, pues los otros dolores no tenían que ver con eso, no podía levantar los brazos y llegué a un punto que el dolor era parte de mi y mi cuerpo una máquina que trabajaba de forma mecánica .

Una doctora que si que creía que tenía fibromialgia me recetó Lyrica, y me quitaba el dolor y la parestesia de las piernas, pero me adormecía la cabeza y así seguí por mucho tiempo hasta que regresé a mi país Perú. En lo peor de mi enfermedad estuve viviendo en España.

Allí un reumatólogo me revisó y me hizo pruebas y por fin certificó que era fibromialgia. Por fin alguien le ponía un nombre a lo que me sucedía.

Finalmente me divorcié y mejoré bastante pues mi matrimonio era un factor importante en mi enfermedad, pues me sentía atacada cada vez que estaba mal porque a mi pareja le aburría y se burlaba. Al poner final a esa etapa mejore mucho.

Llevo sin medicación 5 años. En ese tiempo tuve muchos episodios de dolor, al igual que varias de ustedes, tengo problemas con el estómago, la memoria, el dolor constante y sobre todo siento las emociones en mi cuerpo, y cansa mucho sobre todo la maldita depresión que siempre está allí.

Pero siempre fui reacia a tomar medicina, no quería depender de eso para estar bien, además de que por tantos años tomé pastillas para el dolor que ya no me hacían nada.

En mi caso mejoré bastante, quité de mi vida cosas que me hacían daño y no eran necesarias, en este caso mi divorcio. Y cuando me da una recaída me pongo a hacer alguna manualidad y me olvido por un momento de mi dolor porque me concentró realmente en ello.

Pero lo que en verdad me alivió bastante fue leer. Llegué a leer 3 o 4 libros en un día con tal de olvidar mi vida y mis problemas, y después me di cuenta que funcionaba, que me relajaba, aunque después no me acordara lo que leía, mientras duraba la lectura ya no era mi terrible vida sino la del personaje y así leía leía y leía hasta que calmó mi alma .

Entendí que en nuestra enfermedad las emociones se magnifican y nuestro cuerpo lo siente y se traduce en dolor o todo lo contrario, si estamos felices y tranquilos el estrés es el detonante de todo y el causante de nuestro mal.

Por mucho tiempo me negué y lloré y hoy por hoy me cuesta aceptar que no tiene cura, pero mientras mas sufría por ello más dolor sentía, así que si bien no lo acepto todavía, convivo con ello, soy consiente de mi realidad y cuando me vienen mis recaídas me deprimo pero inmediatamente busco algo que hacer, desde bisutería, pintura en tela, leer cualquier cosa y poco a poco mejoro.

No me voy a curar pero mejoré un 80%. El dolor nunca se va , la depresión tampoco pero al ver los otros testimonios recordé lo horrible que fue mi vida antes y la diferencia de como estoy hoy.

No se si les ayudará en algo lo que les dije, para algunos es inconcebible no tomar la medicina y no digo que lo dejen, sólo quiero hacer hincapié en que que la mente es fuerte y si el estrés y el sufrimiento nos causan ese mal pues busquemos algo que nos de todo lo contrario y nos mitigue el dolor .

Yo lo hago y en cierto modo me funcionó, no me curará pero me da tregua para aguantar esto. Hoy por hoy tuve una recaída fuerte y estoy en precede de salir me siento muy mal pero ya esta pasando.

No se de dónde consigo fuerzas, creo que lo hago por mi hijo, que no quiero que me vea sufrir pues desde pequeño sufre por mi al verme así. Sólo se que me da un respiro y puedo vivir una vida medianamente normal y poder reír y ser feliz, de tiempo en tiempo me viene mi nube negra como yo lo llamo pero después se disipa.

Ojalá les pueda ayudar mi historia, repito no es mi intención que dejen su medicación, sólo quiero que entiendan que si hacen lo posible por eliminar esa tristeza, ese sufrimiento reemplazándolo con cosas que nos distraen y nos hace felices eso se manifestará en su cuerpo y en su vida.

Yo elegí el camino difícil porque sin tomar pastillas el dolor no se iba, no lo hice por masoquista si no por no quería llegar a depender de ello, vi un caso de un familiar cercano con depresión y su dependencia de antidepresivos para poder continuar y eso me dio terror.

Tuve que ser fuerte por mi y por mi hijo y cada vez me hacía más fuerte y hoy por hoy se que si caigo tengo derecho a caerme y estar mal y me da mi “depre” y me encierro, y no quiero ver a nadie. Me fumo no se cuantos cigarros, eso me dura unos días pero luego me sacudo y digo ya pasó, suficiente tengo derecho a estar mal pero ya me toca salir y hacer algo que me ayude y finalmente lo consigo. Es cierto que de tiempo en tiempo me pasa pero en ese intervalo realmente soy feliz y me río y me olvido del dolor y cuando regresa repito la rutina y así cansa a veces claro que si pero a diferencia de lo que mi vida era antes , casi una invalida por el dolor y el sufrimiento constante… No saben lo bien que se siente poder dejar eso atrás.

Solo quiero decirles que se puede dejar de sufrir, no lo harán al momento pero poco a poco, además que nos hace fuertes y vemos la vida diferente y cuando estoy en lo peor de mi enfermedad le doy gracias a dios porque aunque siempre hay dolor y muchas veces desee ya ni despertar para no sentirlo.

Estoy viva y esta enfermedad no me va a matar y podré ver crecer a mi hijo podré darle apoyo y la lección de que la vida es dura muy dura sobre todo injusta por que no es justo lo que nos pasa .

Pero aún así no hay que dejarse caer, hay que luchar para poder ser felices.

Las madres o personas que tienen una enfermedad terminal supongo que debe ser terrible para ellas saber que se van a ir y dejarán a sus seres queridos con ese dolor. En cambio a mi dios me da la oportunidad de ver a mi hijo crecer hasta que el lo disponga por que si bien es cierto que la fibromialgia no se cura y te hace la vida difícil (o terrible como lo quieras ver) pero no te mata y por eso le doy gracias a dios.

No crean que es fácil para mi , al igual que muchas de ustedes no puedo trabajar y no tengo quien me mantenga y hago lo posible por continuar. Actualmente mi vida es difícil, tengo deudas económicas que no me dejan vivir y que las obtuve por problemas con mi enfermedad, sentimentalmente estoy muy triste con problemas con mi pareja y la culpa de no poder estar como debería con mi hijo por esta enfermedad.

Pero hago lo posible por cambiar esta situación y estoy mejorando y me siento mejor y seguiré haciéndolo hasta que dios me recoja y si me canso y me derrumbo espero que haya gente a mi alrededor y me de ánimos a seguir y me recuerde que al final todo pasa.

💌 Si padeces Fibromialgia te recomendamos que leas este libro digital con información para paliar sus efectos.

COMPRAR

🌻 En cambio, si se trata de Artrosis, varios usuarios han obtenido muy buenos resultados con éste otro.

COMPRAR

Deja un Comentario!

3 comentarios
  1. tania
    | Responder
  2. Susana Castro
    | Responder
  3. Lisbeth Rodríguez
    | Responder

Deja tu comentario