✏️ ¿Te gustaría ver publicada tu propia historia? Anímate a contárnosla! Puede servir de ayuda para muchas otras personas en tu situación! Más info aquí

Mary Jeannette: 8 años aprendiendo de la FM

Había estado llorando sin parar, días, noches, en la casa, en el trabajo. Era ridículo, muy ridículo! Teníamos con mi hija adolescente un restaurante italiano, yo era la chef y como si fuera natural, yo lloraba apoyando la cabeza dentro del lava platos y cuando no había clientes, empapaba de lágrimas el mantel de alguna de las mesas. Qué me estaba sucediendo? Eso me preguntaba y no tenía respuesta ni para mi, ni para los que me observaban pensando como yo, que había ENLOQUECIDO.

Tiempo después me sentía también muy cansada hasta que una mañana sentí que todo mi cuerpo hormigueaba, no podía pararme, estaba desgonzada y casi no podía respirar. Mi hija y unos amigos me llevaron de urgencia a una clínica.

Mary JeannetteAsí empezó mi historia, no les voy hoy a contar el largo camino que he recorrido, quiero simplemente narrarles lo que siento ahora, ocho años después. Ya no tengo miedo porque se que me sucede, ya no me siento sola porque mi hija y parte de mi familia también lo saben, ya no creo que estoy loca, estoy segura de estarlo porque después de recibir por fin dos diagnósticos, FIBROMIALGIA y de postre, SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA, todavía quiero seguir viviendo, conocer los logros de mi hija y las caritas de mis nietos.

Tomo a diario varios medicamentos, visito de uno a tres médicos por mes y duermo como foca a todas horas menos de noche. Soy un desorden total con los horarios de la gente sana, por eso prefiero vivir sola, no se como lo logran mis colegas de enfermedad para trabajar, criar niños y ser esposas. Que nadie se atreva a tocar mi espalda porque brinco hasta el techo; No he podido resolver el problema que me ocurre cuando alguien entra hablando al recinto donde me encuentro sola porque pego un grito como si acabara de ver un muerto, esto sucede varias veces al día e imaginen como queda la otra persona; Tengo que andar pidiendo el favor para que le bajen el volumen a todo lo que hace ruido; Sudo mucho hasta empapar las sábanas y por mi cara y cabello ruedan cascadas de gotitas y van a caer al piso, la ropa y la comida, las personas se alarman pensando que estoy a punto de un síncope.

De la noche a la mañana y por períodos de tiempo, me aparece una alergia en la piel que causa rasquiña primero y luego se forman lazos sobre mi epidermis rojos y dolorosos; Siento en las plantas de mis pies unas medias gruesas de lana invisibles que en realidad no llevo puestas y en las plantas de las manos he perdido mucha sensibilidad; Los sonidos se han vuelto agudos, puedo escuchar ruidos o voces que otros no detectan, espero jocosamente hablando, que no me vayan a decir que es esquizofrenia porque ya tengo bastante con la depresión y la ansiedad que por cierto fueron muy difíciles de entender y asimilar, tal vez lo peor de las enfermedades; Siento que mi visión va de mal a peor como mi memoria, era buena en matemáticas y lloré y lloré el día que no pude recordar la fórmula de una sencilla regla de tres; He subido mucho de peso,camino como un pato porque mis piernas están endurecidas y pesadas,bueno así las siento, mis brazos no suben más allá de mis hombros porque el dolor no me lo permite; Me levanto lentamente y volteo mi cabeza con precaución o de lo contrario un vértigo hará que paredes, techo y piso giren a una velocidad de carrusel.

Ya no leo porque si alguien me pregunta el contenido de lo leído no sabría responder; Mi mano derecha tiembla todo el tiempo, mi pronunciación cambió a tal punto que la gente me pregunta si soy àrabe, hablo como “majito”, Soy un bebé con mi estabilidad, me cuido mucho al caminar o de tropezar porque caería como un pequeñín aprendiendo a caminar; Mis vestidos preferidos son amplias batolas y cómodas zapatillas blandas, sufro cuando me tengo que vestir formalmente, mi piel no lo resiste y menos cualquier joya metálica o apretada.

No les hablo del DOLOR y DEL CANSANCIO incapacitantes porque ellos son la cruz diaria y prácticamente es lo único que tiene importancia para los médicos. Mientras la ciencia avanza y el conocimiento de las personas se convierta en nuestro apoyo, seguiremos dando lata por ahí con nuestra cara de bichos raros, pero con la frente en alto luchando esta batalla que la vida nos regaló.

MARY JEANNETTE

💌 Si padeces Fibromialgia te recomendamos que leas este libro digital con información para paliar sus efectos.

COMPRAR

🌻 En cambio, si se trata de Artrosis, varios usuarios han obtenido muy buenos resultados con éste otro.

COMPRAR

Deja un Comentario!

3 comentarios
  1. Adriana Castro
    | Responder
  2. Ángela Maria Barrer
    | Responder
  3. Luisa
    | Responder

Deja tu comentario