✏️ ¿Te gustaría ver publicada tu propia historia? Anímate a contárnosla! Puede servir de ayuda para muchas otras personas en tu situación! Más info aquí

Mi cuerpo ya no es mi cuerpo, es de la fibromialgia

No logro entender a los médicos!¿Será porque ellos no logran entenderme a mí?¿O será que para ellos no es importante que mi dolor no sea una enfermedad terminal?

Tengo 52 años y a pesar de mi edad muchas veces pienso que sigo de 20, y me doy cuenta de la realidad cuando mi cuerpo me dice que los años pasaron.

Son 6 años que tengo fibromialgia y 3 desde que me diagnosticaron, después de pasar por muchos especialistas y viajar 11 veces fuera de mi país en busca de una respuesta a mi intenso dolor!

Que les puedo decir que ustedes no sepan…

Que todo empezó con dolores intensos en las piernas que me mantuvieron en cama por casi un año, sin respuestas y con depresión de verme inmovilizada y dependiendo de mi familia hasta para bañarme. Y haciendo de las noches una ceremonia de pruebas de todos los ungüentos, cremas, pomadas y masajes, de bolsas de agua caliente en mis brazos, piernas, hombros… Y para sentir alivio, solo en mi alma de ver como mi esposo llegaba todas las noches a tratar de darme un poco de comodidad.

Ahora son tres años que estoy medicada, tengo a un reumatólogo, un psiquiatra y una psicóloga que me atienden. Puedo decir que la depresión está dormida, sin embargo ya no me gusta salir y estar en muchas actividades sociales, la bulla y el ruido me aturden, me cuesta decir lo que pienso porque no encuentro las palabras, es una neblina entre mi mente y mi deseo de expresarme al punto de que tengo que callarme para encontrar la palabra perdida en un negro profundo donde no puedo encender una luz.

Mi piel ya no es la misma, es propiedad de un escozor incontrolable que empieza por un fuego intenso y me desespera poder controlar únicamente con bolsas de hielo que a continuación me provocan nuevamente dolor.

Estas últimas semanas duermo de forma intermitente a pesar de todo lo que tomo para poder hacerlo, cuando siento que estoy despertando le empiezo a rogar a Dios que me vuelva a dormir.

Está empezando el invierno en mi país y con el invierno el dolor se agudiza más y la ceremonia de las aguas danzantes en bolsas calientes por todo mi cuerpo han vuelto a empezar!
Ya no soy dueña ni de mi voluntad, subo y bajo de peso sin hacer nada para que esto ocurra (odio tener exceso de peso).

Hay días que tengo nauseas y mareos de la nada, sin motivo alguno. Para completar mi cuadro tengo osteoartritis deformante, mis dedos ya se torcieron unos mas que otros y el dolor realmente es limitante.

A pesar de todo sigo adelante, mi refugio es la pintura que hace que mi mente vuele junto a mi paleta de colores por un mundo de inspiración y luces hasta que llegue el negro oscuro del cansancio y dolor y tenga que decir basta por hoy.
El dolor vive en mi cuerpo todos los días y no lo manifiesto a mi familia en su intensidad porque por mucho que me vean tratar de caminar y pararme ya se les ha hecho parte de mi vida.

Soy la mejor para esconder o guardar las cosas, porque nunca más las encuentra nadie… nunca me acuerdo donde las puse y si me cuentan algo o me dan un encargo a las pocas horas ya no me acuerdo.

Esa es mi vida y estoy segura que es igual a la de tod@s ustedes.

Mi mejor consejo, al margen del de sus médicos, busquen algo que los apasione, hagan lo que sus cuerpos les permita, salgan cuando tengan ganas no por obligación y piensen que hay cosas peores, nosotros vamos a vivir……aunque con limitaciones y dolores.

Finalmente a manera de anécdota les cuento que lo que más me motivó a salir de la depresión y la postración a las que yo había dejado que me domine, fue la llegada de mi Yorky, se llama INNA. Tuve que reponerme para atenderla y enseñarle a hacer sus necesidades y limpiar lo que ensuciaba porque tenía tres meses, entraba en la palma de mi mano y dependía de mí. Hoy es mi compañera leal e incondicional a pesar de contar con el amor de mis hijos (Javier 31 casado, Rodrigo 25 y Anelisse 23) ellos tienen que vivir su vida y su momento.

Mi vida depende de mí y de como la quiero llevar… La enfermedad está en cada músculo, tendón, articulación, pero a mi cerebro lo ayudo a reponerse cada día y seguir! Sólo Dios para darnos fortaleza.

De corazón deseo que mi historia de vida l@s ayude y disculpen si no pude hacer una mejor redacción, me costó mucho encontrar las palabras! Dios nos Bendiga, en el nombre de Jesús.

💌 Si padeces Fibromialgia te recomendamos que leas este fantástico libro digital.

COMPRAR

🌻 En cambio, si se trata de Artrosis, varios usuarios han obtenido muy buenos resultados con éste otro.

COMPRAR

8 comentarios
  1. LILIAN
    | Responder
  2. Mary Vallejo
    | Responder
  3. Lidia Centelles
    | Responder
  4. Ana
    | Responder
  5. Andrea
    | Responder
  6. Luisa
    | Responder
    • Beatriz
      | Responder

Deja tu comentario