✏️ ¿Te gustaría ver publicada tu propia historia? Anímate a contárnosla! Puede servir de ayuda para muchas otras personas en tu situación! Más info aquí

Mónica: mi historia de vida con fibromialgia

Hola, soy Mónica,

Quiero contarles mi historia de vida con la fibromialgia.

Desde finales del año 2010 empecé a sentir algo extraño en mi cuerpo; dolores abdominales fuertes, migrañas constantes, debilidad, mucho sueño… Siempre fui muy activa, pertenecía a un grupo de danza y el dolor no me permitió seguir…

En esa época pase por muchos médicos, todos negligentes, adelgacé 20 kilos en menos de un mes, y una doctora en lugar de examinarme, me dijo que estaba gorda aún, que siguiera bajando y no molestara. ¿Cómo la ven?

Todos los medicamentos me afectaban. Me generaban nauseas, gastritis. De repente se apareció un ángel en mi vida, que me llevo donde unos médicos que practican terapia neuronal, y se fortalecen con la oración, fue mi bendición porque logré calmar mis síntomas de esa época.

Luego de muchos exámenes me diagnosticaron síndrome de colon irritable, no podía comer nada, todo me afectaba, pero con paciencia volví a comer la mayoría de cosas…

Mientras esos síntomas me afectaban, logré terminar mi carrera, no se de donde saqué fuerza pero lo hice, logré graduarme en el año 2013. Como dicen por ahí, con el sudor de mi frente, porque no fue nada fácil.

Después de graduarme, tenía deseos de comerme el mundo, todo me estaba saliendo bien, como lo había deseado años atrás… Los síntomas del colon habían disminuido considerablemente, solo me sentía un poco cansada, pero no era nada de que preocuparse… Intenté muchas veces conseguir un trabajo estable, siempre fui buena estudiante, y aquellos que decían ser amigos empezaron a juzgarme…

Fue después del tercer empleo que conseguí, que empecé a sentir otros síntomas, dolor en la espalda baja leve, pero fue progresando hasta irradiarse a mis piernas, mi trabajo se basaba en trabajo de campo. Muy lejos de la ciudad, sin transporte, sin agua potable y sin centros del salud cercanos… Me devolví a mi ciudad y estuve 2 veces hospitalizada, me hicieron resonancias, radiografías, me dieron Tramadol en cantidades, no podía caminar, y decidí renunciar a mi trabajo. Lo cual disgusto a mis jefes y empezaron a ensuciar mi nombre, y decir mentiras en mi gremio… Ahí empezó mi cuadro de estrés, pues mi dolor era real, mis calambres eran reales, pero no había diagnóstico, y encima tenia a ese par de jefes lastimándome. Decidí ignorarlos y pasar la hoja, y dedicarme a mi salud.

La verdad creí que iba a ser cuestión de días mi recuperación, pasaban los meses y seguía igual, menos mal, años atrás había cambiado de eps… fui al fisiatra y me detecto Radiculopatia, luego al neurocirujano, gracias a Dios no tenía nada que requiriera cirugía y me remitió a medicina del dolor.

Justo el día que cumplí 27 años, tuve cita con el doctor… Quedé encanta, la verdad nunca creí que un doctor atendiera de manera tan afectiva como él, yo ya había leído sobre la fibromialgia y me llené de lectura que me asustó, así pues fui al reumatólogo. Caso contrario, muy grosero, me mandó unas pastillas muy fuertes, que revivieron mis síntomas del colon (donde él no volví) y me confirmaron la enfermedad.

No voy a negarlo he llorado cantidades, fueron muchos los cambios. El más duro dejar mi profesión, por el esfuerzo físico que maneja, profesión que amo, pero debo ser consciente y escuchar y respetar mi cuerpo. Ahora voy por el camino del arte, era mi hobbie ahora es mi terapia y mi fuente de recursos…

Con el doctor de medicina del dolor, es mi ángel, me ha aconsejado, yo estuve en cama mucho tiempo, me dio ánimos para levantarme a hacer ejercicio suave nuevamente, y a luchar día a día. Me acompaña mi novio, que es mi apoyo constante, mis padres, mis perros… Es y será duro siempre, hay días grises, pero aprovecho para consentirte.

No me medico, pues mi cuerpo no tolera ningún medicamento. Aproveché mi conocimiento sobre las plantas, y las uso de acuerdo a lo que mi cuerpo necesite…

No confío en tratamientos curativos, ni milagrosos, uso la hoja de coca, marihuana, caléndula, Romero, manzanilla, comfrey, suelda con suelda, todo lo que la tierra me ofrece.

Me estoy empoderando de mi ser femenino, a mi ritmo y a mi tiempo, y aquí sigo… Hay días en que lloro y deseo devolver el tiempo, volver a mi profesión, volver a recorrer el campo, pero Dios da sorpresas y por alguna extraña razón me eligió para salir adelante con mucha fuerza y sabiduría acompañada de la fibromialgia…

Gracias por leerme

💌 Si padeces Fibromialgia te recomendamos que leas este libro digital con información para paliar sus efectos.

COMPRAR

🌻 En cambio, si se trata de Artrosis, varios usuarios han obtenido muy buenos resultados con éste otro.

COMPRAR

Deja un Comentario!

Deja tu comentario