Aunque se trata de una de las enfermedades más difíciles de diagnosticar (de ahí que se la conoce cómo la “invisible”), hay algunos puntos comunes entre las personas que la padecen, y que te podrían servir de