✏️ ¿Te gustaría ver publicada tu propia historia? Anímate a contárnosla! Puede servir de ayuda para muchas otras personas en tu situación! Más info aquí

Tratamiento de la fibromialgia ¿Es posible?

Lamentablemente, en toda definición de la fibromialgia nunca falta una frase como esta: “no existe una cura o un tratamiento universalmente aceptado para este síndrome”. Eso no solo juega en contra del enfermo por la obviedad de lo complejo que es tratar este síndrome, sino que, sin duda, ha contribuido a alimentar todos esos debates sobre si se está o no ante una enfermedad.

Queda claro que es difícil tratar la fibromialgia. Dados los variados síntomas de este síndrome, los expertos siempre señalan que la mejor manera de afrontarlo es desde la interdisciplinariedad: distintos profesionales aportando diferentes puntos de vista. Así, un tratamiento en el que estén involucrados el médico de cabecera, un fisioterapeuta, un reumatólogo y otros especialistas siempre tiene más garantías de éxito. También habría que señalar dos formas de tratar de poner remedio a este síndrome: el farmacológico y el no farmacológico.

Por ejemplo, los fármacos antiinflamatorios no esteroideos o los analgésicos pueden aliviar el dolor, aunque hay una cierta controversia al respecto. Al no tratarse de una patología muscular, es probable que el alivio venga por mera sugestión. Lo mismo se podría hablar con medicinas relacionadas con el dolor estomacal (por los síntomas relacionados con el abdomen) o los tranquilizantes, solo recomendados en crisis agudas de fibromialgia.

Lo que sí es frecuentemente descrito como algo positivo es la receta de medicamentos que facilitan el sueño profundo del paciente, no solo porque ayudan a descansar mejor sino porque, adicionalmente, relajan los músculos.

Frecuentemente se producen episodios depresivos junto a la fibromialgia, hasta el punto de que algunos médicos diagnostican erróneamente la FM como depresión, por lo que los antidepresivos suelen ser recetados a pacientes con fibromialgia. En algunos casos se ha descrito mejoría, en cuanto a que ayudan a dormir mejor, pero nuevamente hay estudios que señalan únicamente al efecto placebo como causante de ese bienestar.

Como complemento al tratamiento farmacológico, con una gran frecuencia se describen terapias alternativas que en algunos casos son calificadas de timos o engaños. Basta con hacer una simple búsqueda en google para que aparezcan decenas de supuestos laboratorios ofreciendo remedios milagrosos e incluso nutrientes que ponen fin a esta enfermedad.

Lo que está claro es que, al margen de las medicinas, hay determinados hábitos que ayudan a atenuar los síntomas de la enfermedad. Masajes para relajar los músculos, nadar o una dieta alimentaria rica en nutrientes celulares no solo mejoran la calidad de vida del paciente, sino que además ayudan a frenar el desarrollo del síndrome.

💌 Si padeces Fibromialgia te recomendamos que leas este libro digital con información para paliar sus efectos.

COMPRAR

🌻 En cambio, si se trata de Artrosis, varios usuarios han obtenido muy buenos resultados con éste otro.

COMPRAR

Deja un Comentario!

2 comentarios
  1. Laura
    | Responder
  2. Silvia Hernandez
    | Responder

Deja tu comentario