✏️ ¿Te gustaría ver publicada tu propia historia? Anímate a contárnosla! Puede servir de ayuda para muchas otras personas en tu situación! Más info aquí

Mi vida con dolor pero en pie de lucha

Hola a todos. He leído algunas historias de este blog… Bueno, les cuento mi historia y ojalá les ayude en algo ya que a mi algunas historias de aquí me han ayudado. Otras leyéndolas me ha entrado un temor pero no me quiero dejar vencer…

Me llamo Verónica soy de Ecuador tengo 37 años y dos bellos hijos de 18 y 21 años y un esposo que me apoya mucho y trata de comprenderme.

La semana pasada me diagnosticaron Fibromialgia y me sentí desfallecer. Todo comenzó hace unos dos años con unos dolores en las manos. Me vio un traumatólogo pensando que era artritis, pero nada… Después de un tiempo desaparecieron, pero luego empecé el dolor en el cuello y me decían que era puro estrés… Igual el dolor venia y se iba después. El dolor en la cintura igual, venia y se iba como llego… Y asé pasé estos dos años. A principios de este año empece a sentirme mal de mi estómago ya que tengo gastritis crónica. Me dolía la garganta y yo decía: “¿Qué tiene que ver la garganta con el estómago?

Visité un especialista en garganta y me mandó antibióticos pensando que era alguna bacteria, y así pasé y no mejoré. Pasaron los días y la garganta ya no me dejaba en paz, el pecho me dolía… Me mandó al “gastro” después de una endoscopia por reflujo crónico severo.  Para colmo licobacter. Me sentía morir. No podía dormir, los estragos del reflujo no me dejaban. Bajé de peso casi 10 quilos porque no podía comer. Entré en depresión, pero supuestamente salí. Me dio ansiedad aunque igual dándome un baño me pasaba…

Poco a poco fui superando esta enfermedad pero en ese lapso ya presentaba síntomas de la FM. Empecé con dolores de espalda, dolor de rodillas y de costillas, y así como vinieron se fueron. Mi dolor de pecho nunca se fue. Era leve por lo que no le tome en cuenta mucho. Y así pasó. Superé casi un 80% mi enfermedad del reflujo ya que me estaba afectando hasta la boca porque me ardían hasta los labios. Me deprimía mucho eso. Pasé esa amarga historia de esa enfermedad y yo feliz. Ya andaba brincando cuando un día salí con mi esposo a dar una vuelta al parque. Quise trotar pero no pude mucho, me dolían las piernas como si estuvieran cansadas. No le tomé mucho en cuenta. Dije yo: “Debe ser por no haber hecho deporte durante estos meses que estuve enferma”. Al día siguiente otra vez padecía un dolor tremendo de piernas, y me dije: “Ya ha de pasar”… Pero nada, el dolor fue siguiendo por mi cuerpo, volvieron los dolores de espalda y también en las manos, y no se fueron. Yo estaba asustada pensando que era algún virus. Fui al médico general y me mando exámenes de laboratorio. Y nada, todo bien… Me mando por emergencia porque yo seguía con dolores, pero ya medicada con la Pregabalina (Lyrica). Llegué al hospital donde no me tomaron mucho en cuenta ya que ni fiebre tenía… Esperando ahí en emergencias estuve como dos horas hasta que por fin dije yo: “Ya es mi turno!” Entré a consulta y la doctora me sale con que soy hipocondríaca y que el dolor que siento estaba todo en mi mente…

Salí de ahí devastada, llorando, y con iras y con el dolor ahí. Dije: “¿Cómo me puedo estar inventando este dolor? Es algo irracional… Asi paso una semana. Me fui con mi medico gastro…

Me eché a llorar, le dije que ya estaba bien, pero no se que pasó pero estos dolores vinieron de la nada…

Él me escuchó, me comprendió y me dijo: más parece lo que tu tienes es fibromialgia.

Hasta ese entonces ya había investigado en internet mis males y todo daba a FM… Me asustaba tener esa enfermedad, me rehusaba a tenerla… Mi gastro me mandó al reumatólogo, quien confirmo esta maldita enfermedad…

Que triste que estoy, pero no me dejo vencer. Sigo adelante, tomo Lyrica de 25 cuando los dolores son más fuertes. De ahí el resto me aguanto… Camino a diario casi una hora, trato de distraerme, no quiero caer mas en depre. Es horrible! Creo que la Fibromialgia no me matará, pero la depresión si… Trato de ser lo mas positiva posible.

Mi esposo me ayuda mucho en eso. Cuando me ve que ya decaigo el me ayuda a levanatarme. Se que esto recién empieza para mi., pero no pienso dejarme caer… Por el momento solo estoy con esa dosis de Lyrica y creanme que si tomo una dosis más alta ando como boba todo el día.

Tomo cloruro de magnesio, valeriana, el agua de canela me ayuda mucho. Me pego un baño cuando el dolor es persistente. No saben cuanto entiendo a todas las personas que sufren esta enfermedad. Es feo abrir los ojos día a día y decir: “Otro día, otra lucha Dios mio”.

He orado mucho, le pido a mi Dios que me de sabiduría y fortaleza para seguir luchando con esta enfermedad. Lo hago por mis hijos, por mi esposo, y más que todo por mi. No pierdo las esperanzas de que algún día no muy lejano pueda hacer lo mas me gustaba, que es bailar e ir en bici…

Dios es bien grande, me encomiendo mucho a él y se que solo él me ayudará a superar este terrible mal. Amigas y amigos, que veo que son pocos los hombres que padecen esta enfermedad, les puedo decir que dejarse vencer es lo peor. Cuanta más depre más dolor. Luchen, aferrense a lo que más quieren y luchen. Es difícil, pero no imposible.

Por cierto se me olvidaba tengo tres bellos perritos, pero a la que más quiero es mi nena una french poodle la que igual me da ánimos con sus lengüetazos y arrumacos me da fuerzas de seguir…

💌 Si padeces Fibromialgia te recomendamos que leas este libro digital con información para paliar sus efectos.

COMPRAR

🌻 En cambio, si se trata de Artrosis, varios usuarios han obtenido muy buenos resultados con éste otro.

COMPRAR

Deja un Comentario!

3 comentarios
  1. lourdes josefina caria de diaz
    | Responder
  2. Cristina Cajal
    | Responder
  3. Yolanda Sánchez
    | Responder

Deja tu comentario

¿Te interesa la Fibromialgia?

Suscríbete para no perderte nada

Te enviaremos un email cuando se publique un nuevo artículo o historia en nuestra web.